Victoria Sánchez alza su batuta junto a la OSUAEH en México

Victoria Sánchez alza su batuta junto a la OSUAEH en México

Victoria Sánchez por primera vez lleva su batuta a México

La directora de orquesta Victoria Sánchez se presentará en México, en el marco conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, como parte de los invitados de talla internacional para la temporada 2018 de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH).

El concierto se efectuará el 2 de marzo en el Aula Magna “Alfonso Cravioto Mejorada” del CEUNI a las 19:00 horas. Se interpretarán obras de Antonín Dvořák y Dmitri Shostakóvich.

Así lo dió a conocer el Director titular de la agrupación, el maestro Gaètan Kuchta, quien asumió el cargo desde 2016. Kuchta, comenzó la carrera de dirección a los 16 años de edad. El parisino fue fundador de la Youth Symphony Orchestra of Burgundy, junto a quienes interpretó la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák fente a un público de 10.000 personas. Durante 2013-2014, tuvo una exitosa gira por latinoamérica, dirigiendo más de 20 conciertos.

Gaètan Kuchta Director de Orquesta OSUAEH mexico

La OSUAEH está conformada por 80 músicos profesionales y surge en los primeros meses de 1997 con la finalidad de crear una agrupación musical de excelencia que permitiera difundir la música sinfónica entre la comunidad universitaria y la sociedad en general.

Acerca de Victoria Sánchez

Victoria Sánchez, ha recorrido con su batuta gran parte del territorio nacional. La directora caraqueña, quien creció en la parroquia La Vega, fue formada en El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela bajo la tutela del maestro Eduardo Marturet. Victoria ha conformado la fila de teclados de las principales orquestas venezolanas, presentándose en las salas más prestigiosas de Europa y Asia en países como Alemania, Austria, Bélgica, España, Holanda, Rusia, República Checa, Italia, Inglaterra, Noruega, Portugal, Italia, China, Corea del Sur, entre otros.

La joven directora, siendo una de las figuras más destacadas del escenario musical venezolano, actualmente ocupa el cargo de Directora del “Núcleo La Vega – Fundación Carlos Delfino”, perteneciente a El Sistema, institución fundada por el maestro José Antonio Abreu y que se encuentra próxima a celebrar su 43 aniversario.

Victoria, realiza actividades de coaching y liderazgo utilizando las herramientas que posee como músico y actriz. En su más reciente conferencia “Una Orquesta = Una Empresa”, hace énfasis no solamente en la orquestación de los procesos de una organización empresarial para la optimización de resultados, sino que realza ampliamente la figura de la mujer en los ámbitos musical y gerencial.

¿Quieres saber más de Victoria Sánchez?

Síguela en sus redes sociales:

Instagram: @victorialmas

YouTube: Victoria Sánchez

Twitter: @victorialmas

Pinterest: @victorialmas

Facebook: Victoria Sánchez

Si se ensaya, sale. Conciencia con Ciencia.

Si se ensaya, sale. Conciencia con Ciencia.

¿Que en el concierto hubo un “solo” fortissimo de cambio de página? Seguramente, durante los ensayos también sucedió. Si se ensaya, sale. Conciencia con Ciencia.

Cuando estoy haciendo un ensayo con la orquesta y comienzan a aparecer detalles que hay que pulir, me pregunto ¿por qué está pasando ese error en determinado pasaje y cómo puedo darle la vuelta para que funcione mejor? Se trata entonces de reconocer racional y también energéticamente la realidad que se me presenta en ese momento, para construir poco a poco una nueva verdad; de lo contrario; créeme, es muy probable que si no ensayas ese cambio de página que tienes que hacer durante tu ejecución en una obra, si siempre lo hiciste de manera ruidosa en momentos donde la frase no debe ser interrumpida; ten por seguro que así sucederá también durante el concierto.

Elementos elementales

Nuestra conciencia, al igual que una sinfonía, está conformada por ideas que a lo largo del tiempo se convierten en verdades, pero al momento de interpretar, ya sabemos que una verdad no es la “verdad absoluta”. Aún así, mientras tocamos, la repetimos tanto y de manera tan mecánica, que comenzamos a afianzar nuestras fortalezas y lamentablemente, también nuestros errores. Por eso es tan importante ensayar con conciencia, internalizar el proceso, reconocernos y analizar constantemente nuestra visión, sabiendo que ser inteligente no significa trabajar más, sino de resolver eficazmente y con el mínimo esfuerzo.

Estos son algunos de los elementos que tengo presentes durante el proceso de estudio y montaje de una obra (puedes ver las imágenes en mi instagram):

  • Pulso
  • Ritmo
  • Notas
  • Afinación
  • Tempo
  • Intención
  • Relajación

¿Qué hacemos si no lo hacemos?

Hago lo mejor que puedo con el nivel de conciencia que tengo, pero no me quedo pensando que mi cabeza solamente puede dar para eso, ni busco excusas para quitarme el peso de encima; sino que a partir de ahí, me supero. Es una cuestión de compromiso conmigo misma, además: ¿Es difícil? ¡Es un reto!

Detén el piloto automático que te hace cometer una y otra vez los mismos errores. ¡Despierta todos tus sentidos! (especialmente el oído) y recuerda que la percepción crea la realidad. Las cosas toman vida únicamente cuando les das atención, como cuando estás durmiendo y te despiertas con un ruido constante que siempre ha estado ahí y que no habías notado o que habías olvidado que existía; de igual manera sucede en los ensayos, ¡en la vida! Es justamente en ese momento cuando la conciencia empieza a vibrar.

Mira todo lo que has trabajado para llegar a donde estás, reconócete, disfrútate y recuerda que quien cambia de conciencia, cambia de destino.

Con-Ciencia

Dejaré por aquí el link de una conferencia TED muy interesante, realizada por el filósofo David Chalmers: ¿Cómo Explicamos la Conciencia?; donde, entre otros aspectos, menciona que “No hay nada que conozcamos más en directo… pero al mismo tiempo es el fenómeno más misterioso del universo.”

Gracias por compartir tu tiempo conmigo. Si te gusta, no olvides compartir esta información.

 

¿Es difícil? ¡Es un reto!

¿Es difícil? ¡Es un reto!

Cuando por primera vez pregunté los requisitos para participar en un curso como Directora de Orquesta en Venezuela, la respuesta que recibí fue: tu no puedes ir porque eres mujer, ese curso es sólo para hombres. Inmediatamente pensé: ¿Es difícil? ¡Es un reto!

Me encontraba en mi amada Caracas hace unos cuantos años; y para ese entonces, no tenía ni siquiera la posibilidad de costear los gastos que implicaba hacer el viaje a la ciudad donde serían impartidas las clases, pero aún así deseaba con toda mi alma estar ahí, me lo merecía. Sabía que los obstáculos no eran la justificación para no hacerlo y sabía también que no podía ser incapaz de ver la capacidad que las otras personas estaban teniendo en ese momento sobre mí: Me estaban retando. Así que:

  1. Establecí metas reales y alcanzables a corto plazo: evalué cuáles eran las personas específicas que podrían ayudarme institucionalmente, organicé encuentros con ellos. Estudié para las clases.
  2. Practiqué el pensamiento positivo: siempre hay una voz interna que comenta, especula, juzga, compara, se queja, rechaza o acepta. Elegí escuchar esa que me decía que conseguiría la aprobación para hacer el curso, el cupo, los boletos aéreos, el hospedaje, los alimentos y mi participación activa en las clases donde dirigiría por primera vez una orquesta sinfónica.
  3. Me creí posible y me dejé fluir con el universo: ¡Sí puedo!. Aquí haré referencia al primer artículo que escribí para inaugurar este blog: Amor y guáramo para crear y dirigir mi mundo.

Lo que pienso, me define

Los pensamientos comenzaron a convertirse en comandos que generaban en mi un despliegue emocional y físico que no me permitía parar. Noté que solamente cambiando lo que pensaba, podía elegir sentirme mucho mejor, más receptiva y con poder de atracción. Tampoco se trataba de una cuestión de suerte sino de administrar eficientemente mis pensamientos, de enfocar mi atención y mi acción deliberada. Tuve que hacerme cargo y al trabajar con las dificultades, aprendí a ser más amable y comprensiva, estaba más dispuesta a resolver. Los “No” que me daban como respuesta, se fueron quedando sin espacio.

Dirigir por primera vez una orquesta, ese era el reto. Felizmente logré mis objetivos y lo mejor de todo es que disfruté y aprendí del proceso. Si no lo hubiese intentado, quizás habría creado en mí, cuadros emocionales de negatividad y ansiedad, negándome a mi misma, la oportunidad de hacer lo que amo, cuando lo único que realmente me esperaba, eran muchas puertas abiertas a nuevas experiencias.

Lo hago todos los días

  • Tomo la decisión. Asumo, me permito y acepto el reto con amor. Es un obsequio para mi.
  • Examino mis creencias, mis patrones negativos, lo que me choca.
  • Adquiero sanos hábitos diarios: ejercitarme, alimentarme conscientemente, respirar, escribir lo que quiero lograr.
  • Sé que lo voy a lograr si decido continuar.
  • Busco soluciones, el reto es divertido.
  • “Todo es cuestión de percepción.” – Eduardo Marturet.
  • “Pasito a pasito. Suave, suavecito… Des-pa-cito.” (Sin prisa y sin pausa). – Luis Fonsi
  • Soy flexible conmigo misma, me reinvento.
  • Observo las capacidades de las personas que tengo a mi alrededor.
  • No olvido de dónde vengo y sé a dónde voy. Actitud.

Me despido con una frase de nuestro gran Simón Bolívar: “El arte de vencer se aprende en las derrotas.

Gracias por compartir tu tiempo conmigo. Si te gusta, no olvides compartir esta información.

Amor y guáramo para crear y dirigir mi mundo

Amor y guáramo para crear y dirigir mi mundo

¡Hola, [email protected]!. Bienvenidos a esta primera publicación que hago como Blogger. Estoy súper emocionada por compartir con gran amor, mi experiencia siendo Directora de Orquesta a lo largo de este infinito camino de la música, que es lo que más me apasiona.

Actualmente, siento que el 90% de mi formación, ha estado enfocada en un arduo trabajo de consciencia. Arduo porque no siempre ha sido color de rosas, se trata de un reto constante. Muchas veces he sentido frustración, he llorado e incluso me he preguntado mil veces el chocante: ¿Por qué a mi? (¡qué horror!, nada peor que alimentar el ego de víctima). Definitivamente ha sido un proceso de crecimiento espiritual a través de sinfonías, conciertos, musicales y muchísimas notas más. Amor y guáramo para crear y dirigir mi mundo, para emprender el viaje más maravilloso, el que va hacia dentro.

Hablando de “guáramo”

Hablando de “guáramo”, eso que tiene que ver con la valentía, con el atreverse sin temor a nada y saber superar de manera exitosa las situaciones que se nos presentan. Ismael Cala, en su artículo “¿Qué es el éxito?”, menciona: “siempre digo que el éxito es un camino, no un destino. Una salida que puedes diseñar según tu propio estilo”. Y es que tomar la decisión de emprender un nuevo reto, es la primera muestra de amor y guáramo hacia nosotros mismos, ya sea para dirigir una orquesta, comenzar una nueva rutina de ejercicios en el gym, hacer un cambio en la manera en la que te nutres y alimentas, o dejar ir esa relación tóxica que drenaba tu energía. Sé que esto último de “dejar ir”, no es algo tan sencillo en la práctica. Millones de veces me he quedado enganchada cuando comienzo a ensayar con una orquesta (sobre todo si se trata de una orquesta profesional), en situaciones con personajes como: el tipo que te juzga o pretende verte como alguien inferior a él por el hecho de ser mujer (y no aceptar su invitación a salir); la que te critica y crea matrices de opinión terribles sobre supuestos hechos de tu vida que ni tú conoces; ¿qué se puede hacer?, ella tiene una necesidad insuperable de actuar así porque no soporta sus inseguridades. También están quienes creen que lo pueden hacer mejor que tú, y seguramente sí, ¿por qué no?; pero en ese preciso momento, es a ti a quien le toca estar ahí.

Estas situaciones, que al comienzo me llegaron a afectar muchísimo, también me dejaron como lección que siempre tengo dos opciones, derrumbarme o crecer; aprendí que lo que otros dicen de mi, define casi por completo el tipo de personas que ellos son. Así que, “dejar ir” es cuestión de práctica y hoy puedo afirmar con absoluta convicción, que sí se puede lograr.

Todo cambio de percepción que estemos deseando aplicar en nuestra vida, requiere amor y guáramo; requiere también que nos tratemos y nos hablemos con cariño, que tengamos siempre la certeza de lo valiente que somos. Por ejemplo, para haber realizado un concierto maravilloso con un resultado feliz, tuve que haberlo decidido y decretado previamente. Es a partir de ese momento, cuando comienzas a diseñar el camino, investigas, te dejas inspirar, te metes de lleno en el proceso, organizas tus horas de estudio y estructuras tus ensayos. Ya tomaste las riendas, asumiste el reto y  comienzas a disfrutar la preparación física, emocional, académica y espiritual para regalarte con alegría tu próxima meta y aprender todas las lecciones que ella tiene para ti.

Amor por lo que haces…

Aprovecharé el momento para compartir una cita del gran Steve Jobs, relacionada con el amor por lo que hacemos:

“Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, y la única forma de estar realmente satisfecho con él, es hacer lo que creas que es un gran trabajo. Y la única manera de hacer un trabajo genial es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te detengas. Al igual que con todos los asuntos del corazón, lo sabrás cuando lo encuentres. Y, como cualquier gran relación, sólo se pondrá mejor y mejor, conforme los años pasen. Así que sigue buscando hasta que lo encuentres. No te detengas.”  – Steve Jobs.

Manuscrito de la 5ta. Sinfonía de Beethoven en el texto "Amor y guáramo para dirigir mi mundo"  escrito por Victoria Sánchez

“Si el reto toca tu puerta, es porque estás [email protected]”. Manuscrito de la 5ta. Sinfonía de Beethoven. 

Para tener presente…

Recuerda que este es un proceso único como tú. Es tú mundo y tú lo diriges. No existe otro momento ni otra experiencia de vida similar a la que estás experimentando. Si el reto toca tu puerta, es porque estás [email protected], porque tienes las herramientas necesarias y porque ya ha llegado el momento de ir a un nuevo nivel. Así que agarra tu batuta, crea y dirige tu mundo con amor y guáramo.

Gracias por compartir tu tiempo conmigo. Si te gusta, no olvides compartir esta información.